Recordando la Muerte

La muerte es el suceso definitivo de nuestras vidas y en Paracin, en el corazón de Serbia, no puedes dar un paso sin sentir su presencia, sin recordarla. Las esquelas enmarcadas se cuelgan en la fachada de las casas, o en un poste eléctrico amontonadas unas sobre otras, o en un árbol, o en la esquina de un tranquilo café, haciendo perdurar el recuerdo durante años de las personas que han fallecido y que vivían o frecuentaban esos lugares.

 

Roberto Goya